La libertad de pensamiento es un derecho humano

en su 2019 En el discurso de Stanford, Tim Cook advirtió sobre la amenaza a nuestra “libertad de ser humanos” de la tecnología que busca meterse en nuestras cabezas y reorganizar los muebles. Su “libertad de ser humano” es, esencialmente, nuestro derecho fundamental a la libertad de pensamiento, un derecho absoluto que se ha pasado por alto en su mayoría hasta ahora. La importancia del discurso de Tim Cook fue el reconocimiento de que Silicon Valley nunca podría haber existido en el clima actual. La tecnología que socava la libertad de pensamiento en última instancia socava la innovación, y eso no es bueno para nadie.

Este será el año en que recuperaremos el control de nuestras mentes y recuperaremos nuestra libertad para pensar por nosotros mismos. Desde el diseño persuasivo hasta la microfocalización del comportamiento a través de la tecnología de reconocimiento de emociones, la vigilancia predictiva y la neuropolítica, en la última década, el objetivo de gran parte de la tecnología nueva y emergente ha sido curar lo que Shoshana Zuboff llama “futuros humanos”, explotando nuestros datos para juzgar y controlar. lo que pensamos y sentimos y, en última instancia, cómo nos comportamos. Sin embargo, ahora nos encontramos en un punto de inflexión, y en 2023 comenzaremos a ver cambios tanto en el panorama regulatorio como en la dirección de la innovación tecnológica que refuerzan y protegen nuestro derecho a la libertad de pensamiento en la era digital.

En 2016, cuando Cambridge Analytica exploraba las mentes de los electorados de todo el mundo utilizando técnicas de microtargeting de comportamiento comúnmente utilizadas en la publicidad en línea, la idea de detener la publicidad basada en vigilancia, el combustible basado en datos que impulsa Internet, era impensable. Sin embargo, el año pasado, vimos que la Ley de Servicios Digitales de la UE frenó la publicidad dirigida a menores. Incluso el presidente Biden, en su discurso sobre el estado de la Unión de 2022, señaló esto como un tema para la acción. En los EE. UU., el fiscal general de Washington, DC, está demandando a Mark Zuckerberg por su papel en facilitar el uso de datos de Cambridge Analytica en las elecciones de 2016. Y en Bélgica, la Autoridad de Protección de Datos hizo un hallazgo que cuestiona toda la estructura de licitación en tiempo real para la publicidad en línea.

En 2023, veremos a los reguladores y legisladores de todo el mundo dejar en claro que el modelo comercial del capitalismo de vigilancia basado en la publicidad dirigida ya no es aceptable, ni en la ley ni en la práctica.

Ya hay señales de que las grandes empresas de tecnología están pensando detenidamente en las implicaciones de su trabajo para la libertad de pensamiento y están tomando medidas radicales. En 2021, Facebook descartó su investigación sobre interfaces portátiles de cerebro y computadora. En 2022, Microsoft anunció que eliminaría gradualmente el acceso público a la controvertida tecnología de reconocimiento emocional. Google, tras la decisión de la Corte Suprema de EE. UU. de anular Roe contra Wade, esbozado para abordar las formas peligrosas en que se pueden explotar los datos para exponer nuestras opiniones en la primera línea de las guerras culturales. Apple ha anunciado un nuevo “modo de bloqueo” en respuesta al escándalo de Pegasus que evitará la piratería telefónica para acceder a la vida interior de los defensores de los derechos humanos en todo el mundo.

Este es solo el comienzo. Reconocer que hay algunas cosas que nunca debemos hacer con la tecnología significará que, en 2023, el mundo despertará ante la necesidad urgente de proteger nuestra libertad interior en la era tecnológica. Veremos un cambio en la dirección de viaje de la innovación tecnológica para crear herramientas que, en lugar de derribar los muros alrededor de los mundos internos, estén diseñadas para proteger nuestra libertad interior.