Lo que esta temible arma revela sobre los primeros estadounidenses

Tal vez, como sugieren Davis y otros arqueólogos, esas personas vinieron del noreste de Asia en barco, se dirigieron hacia el sur a lo largo de la costa del Pacífico y establecieron campamentos en el camino. “La costa del Pacífico es el candidato más probable; parece que habría tenido áreas de tierra expuesta y habitable hace entre 17 000 y 16 000 años”, dice Geoffrey M. Smith, director ejecutivo de la Unidad de Investigación Paleoindia de la Gran Cuenca de la Universidad. de Nevada Reno, que no participó en la nueva investigación. “Pueden haber sido viajes más cortos en algún tipo de embarcación entre zonas expuestas y habitables a lo largo de la costa”.

Pero este escenario presenta algunos desafíos arqueológicos: primero, no hay artefactos de barcos de este período que sugieran que las personas tenían la tecnología para llegar de Asia a las Américas por mar. (Eso no quiere decir que los barcos no existieran. Los humanos llegaron de Asia a Australia hace 60.000 años, dice Davis, lo que presumiblemente requeriría navegación de largo alcance). Y a medida que el mundo hizo la transición al clima más cálido que disfrutamos hoy, todo eso el hielo se derritió y elevó el nivel del mar, desplazando la costa del Pacífico y sumergiendo cualquier artefacto potencial.

Por qué exactamente las personas habrían hecho el viaje también es una pregunta abierta, y tal vez sin respuesta. “Es difícil saber qué motivó a las personas a mudarse del noreste de Asia al noroeste de América del Norte”, dice Smith. “Esas áreas estaban conectadas por tierra, por lo que no fue como si la gente dijera: ‘Está bien, nos subiremos a este bote y nunca te volveremos a ver'”. En cambio, podría haber sido mucho más orgánico, proceso lento en el que la gente se deslizó por la costa del Pacífico, manteniendo contacto con las comunidades asiáticas.

Excavadora en el trabajo registrando artefactos excavados en un pozo en el sitio de Cooper’s Ferry.

Fotografía: Loren Davis

Davis y sus colegas no saben si los grupos de Japón y América estaban relacionados genéticamente; no tienen el material genético para respaldar tal teoría. Pero la similitud de las puntas de proyectil que produjo cada grupo podría sugerir una especie de antigua red social, el intercambio de tecnología. “No importa, necesariamente, si su genética es la misma”, dice Davis. “Conoces a alguien de otra parte del mundo y sostienes un iPhone, tienes la misma tecnología que esa persona, eso no significa que estés relacionado genéticamente”.

Tendría sentido que a medida que los humanos fluyeran de Asia a las Américas, usarían puntas de proyectiles similares. “Al incorporar la conexión del norte de Japón, tenemos una hipótesis bastante buena sobre la vinculación de conjuntos del Viejo y el Nuevo Mundo en un período de tiempo comparable”, dice David Hurst Thomas, curador principal en residencia de arqueología de América del Norte en el Museo Americano de Natural History, que no participó en la investigación. Es una teoría temprana que necesitará críticas y más evidencia, agrega, “pero creo que es innovadora”.

Davis también cree que esto puede no haber sido una conexión singular entre Asia y las Américas durante ese período de tiempo. Quizás después de que estas personas trajeron el conocimiento de las puntas de proyectil con ellos en su viaje, otros grupos siguieron llegando, manteniendo viva la red tecnológica que se extendía por el océano, agregando más arrugas intrigantes a la historia enormemente complicada del poblamiento de las Américas. “Es difícil saber mucho acerca de cómo operaba una red de este tipo en el tiempo y el espacio con solo dos puntos de datos muy separados”, dice Davis sobre los artefactos descubiertos en Japón e Idaho. “Pero es un lugar para comenzar”.