Las muchas metáforas de la metamorfosis

En cuanto a las metáforas para el cambio, esta es potente. Sin embargo, cuando pensamos en el futuro y el cambio que podríamos querer hacer, el mundo natural ofrece todo tipo de modelos y lecciones.

“¿Qué pasa con la humilde cucaracha o la humilde tijereta?” dice Jessica Ware, curadora asociada de invertebrados en el Museo Americano de Historia Natural, poniendo los ojos en blanco. (O el esqueletizador de hoja de goma de Imbler). Según algunas estimaciones, alrededor del 60 por ciento de todos los animales pasan por lo que los científicos llaman holometabolismo, una palabra elegante para reformar todo su cuerpo como lo hacen las mariposas. Mariquitas, escarabajos, abejas, crisopas y moscas se envuelven y pasan por una transformación increíble. “Sabes, hay muchos insectos geniales por ahí, pero no reciben prensa, no reciben tarjetas de felicitación. Todo son mariposas, mariposas, mariposas”, dice Ware.

El mundo natural está lleno de historias de transformación, colaboración y cambio. Historias de las que probablemente todos podríamos aprender.

Algunas babosas de mar, por ejemplo, comen algas y en realidad extraen los cloroplastos de esas algas y los usan para poder realizar la fotosíntesis. Otras babosas de mar que comen esponjas venenosas almacenan ese veneno en sus cuerpos para usarlo como mecanismo de defensa. Para Spade, esto se conecta con la idea de que un grupo podría compartir diferentes conjuntos de habilidades y atributos entre sí. “Todos podríamos mejorar y podríamos obtener las habilidades más interesantes que varias personas del grupo han aportado”. Para Dean, es un recordatorio de que “cada uno de nosotros somos una parte muy pequeña de algo muy grande”.

Para Liz Neeley, comunicadora científica y fundadora de la firma Liminal, es un pez gigante con aspecto de tonto que ofrece una metáfora del cambio. Señala la mola mola, también conocida como el pez luna gigante del océano. Y gigante no es una exageración: cuando son adultos, estos peces pueden pesar más de 4,000 libras. Pero no comienzan la vida tan grande. Cuando nacen, miden 3 milímetros de largo, aproximadamente la mitad del largo de un grano de arroz. A lo largo de su vida, una mola mola aumenta su masa corporal 60 millones de veces. Y eso lo cambia casi todo. “Tu capacidad para percibir tu entorno, las cosas que encuentras aterradoras, incluso cuánto esfuerzo se necesita para moverse a través del agua”, dice Neeley. “Con ese tamaño, el agua es pesada, espesa, grumosa. Estás como nadando a través del jarabe”.

Entonces, ese pez gigante del tamaño de un automóvil está nadando en el océano con una idea de cómo era ser pequeño y vulnerable, nadando contra el lodo. “No sé exactamente qué tamaño tengo como pez”, dice Neeley. “Pero espero poder continuar desarrollando la práctica de revisar esas suposiciones básicas que tengo sobre mí mismo en el mundo y lo que es una amenaza para mí y cómo me muevo a través de él”.

Menciono todo esto porque, fundamentalmente, mi podcast, Avance rápido, era sobre el cambio. ¿Cómo cambia uno el futuro? ¿Cómo llegamos a los mañanas que queremos y no a los que no? Y una parte central de esa pregunta tiene que ver con la forma en que los insectos se derriten y se convierten en una sustancia pegajosa. ¿Debemos disolvernos completamente a nosotros mismos y a nuestro mundo para llegar al futuro que queremos? ¿Tenemos que quemarlo todo, destruirlo todo y reconstruir a partir de ese espacio derretido? ¿O podemos cambiar más gradualmente, más progresivamente, más como los cangrejos ermitaños, mejorando lentamente a medida que avanzamos?