Antonio Banderas felicita a Marruecos, habla de cómo ‘La máscara del Zorro’ abrió el camino a los españoles en Hollywood

“En cierto modo, ese partido representó las personalidades de lo que está pasando en nuestro país en este momento”, dijo el actor nominado al Oscar Antonio Banderas al hablar sobre la eliminación española de la Copa del Mundo por el país vecino de Marruecos. “Los españoles no sabían qué hacer. Solo estaban pasando horizontalmente, ¡pero el objetivo está ahí! Así que felicidades a Marruecos. ¡Que demonios! Me sorprendió que la derrota no me doliera tanto. ¡En otros días, hubiera pasado tres días deprimido!”

Las sinceras felicitaciones de Banderas a la selección de fútbol de Marruecos fueron recibidas con gran entusiasmo por el público en su evento In Conversation en el Festival de Cine del Mar Rojo, donde se presenta su última obra, “El gato con botas: El último deseo”, como parte de Red Sea. : Eje Familias e Infancia.

El actor continuó diciendo que sus vínculos con Marruecos provienen de su infancia viviendo en Marbella. “Puedo ver Marruecos desde mi casa. La cultura marroquí estaba en mi casa. Tuve una relación con ellos”.

Esta comprensión de las diferentes culturas, y poder atravesarlas, ha sido un motivo de larga data en la carrera de Banderas. Hablando sobre ser español en los Estados Unidos a principios de los 90, el actor contó que sus colegas le dijeron que tendría que “hacer el papel de los malos” porque “eso es lo que hacemos aquí”.

Ser capaz de romper estereotipos es una de las razones por las que “La máscara del Zorro” de 1998 ocupa un lugar especial en el corazón del actor. “Era importante que obtuviera una espada y una máscara. Y que el malo tenía ojos azules, era rubio y hablaba un inglés perfecto. Fue importante porque introdujo la idea de que había un espacio para nosotros. Y ‘Puss in Boots’ es aún mejor porque está hablando con niños, y ellos saben desde muy pequeños que los buenos pueden tener acento y los malos pueden hablar un inglés perfecto”.

“Por eso es importante este festival, que se consolidó en el tiempo porque traerá talento de los países árabes al mundo. Es abrir un espacio para decir ‘tenemos algo que decir y lo vamos a hacer en la pantalla grande’, así que estoy muy feliz de estar aquí y defender esa idea”, dijo Banderas sobre estar en Arabia Saudita.

“Las películas también pueden hacer ese tipo de milagros”, concluyó, antes de mencionar cuántos actores y directores hispanos han logrado romper el techo de cristal desde entonces. Uno de ellos, por supuesto, es el antiguo colaborador de Banderas, Pedro Almodóvar. “Encontrar a Pedro, o que él me encontrara a mí, cambió las reglas del juego. No solo desde un punto de vista cinematográfico sino desde un punto de vista personal”, dijo el actor, quien trabajó con el director en ocho películas, incluida la autobiográfica “Dolor y gloria”, que le valió una nominación a mejor actor en los premios Oscar 2020.

“Estábamos saliendo de una dictadura, el país se estaba convirtiendo en una democracia. Recuerdo salir de mi infancia al mismo tiempo que mi país estaba cambiando. Iban llegando artistas y uno de ellos era Pedro. Empujaron los límites sociales, los límites morales. No era solo lo que estaban haciendo, sino cómo lo estaban haciendo”, dijo, y mencionó cómo la temprana inclinación de Almodóvar por la comedia le permitió conectarse con la gente. “Pero a medida que crecía, la profundidad de sus películas, la complejidad de las mismas, se mostraba cada vez más. Empezó a perder un poco el humor y puso algo completamente diferente en la pantalla”.

“No trabajamos juntos durante 22 años cuando yo trabajaba en Hollywood. De repente volví a él en ‘La piel que habito’. Fue una película muy atrevida. Almodóvar siempre ha sido el niño terrible del cine español y molestó a mucha gente. Tienes que estar preparado para eso en el arte”.

Aunque el actor sigue muy enamorado del cine, el teatro es su único gran amor. La mayor parte de la conversación giró en torno a cómo Banderas se ha centrado no solo en regresar al escenario, sino también en allanar el camino para otros en su país de origen. “Es una satisfacción increíble tener un teatro privado, una organización sin fines de lucro que está altamente profesionalizada. Entre mis dos empresas, tengo casi 200 personas trabajando conmigo y estamos creciendo. Estamos creando una escuela de técnicos; necesitamos directores de escena, escenógrafos, directores… Profesiones que están muy ligadas al teatro, pero que no tienen escuela en España.”

“Es para mi ciudad y de mi ciudad”, dijo, antes de agregar que el capital para financiar su pasión proviene de su asociación a largo plazo con Fragrantica, con quien ha trabajado durante 27 años. “El perfume me está permitiendo hacer esas cosas. Y huele bien.

Hay, quizás, una experiencia relacionada con el cine que puede llenar a Banderas con el mismo nivel de alegría infundida de adrenalina que el teatro: Indiana Jones. Sobre ser parte de la última entrega de la franquicia, el actor dijo: “Mi personaje no es muy grande pero solo estar ahí es importante, trabajar con Harrison, estar al frente de Indiana Jones. la primera vez que estuve [on set], Fui al tráiler de maquillaje, me di la vuelta y vi a Indiana Jones. ¡Con su látigo y su sombrero! Fue hermoso. Fue increíble estar allí”.

Antes de despedirse, Banderas reforzó su deseo de volver a sus orígenes actorales, afirmando que está “tratando de hacer [his] carrera lo que era al principio”. Se refirió a la belleza de tocar en el escenario todas las noches y dijo: “Es hermoso para mí cuando alguien dice ‘5 minutos’, las luces se encienden y estoy en la burbuja. Puedo sentir a la gente. Estoy con ellos, estamos haciendo algo juntos. Puedo sentir las emociones, puedo sentir la risa, todo lo que estoy comunicando, puedo sentirlo. Es intangible pero está ahí. Por eso soy actor, no por todas las cosas hermosas que me trajo”.