El ex ingeniero de Google culpa a las fallas de Internet de por qué la búsqueda ha tenido un “declive general”

La primera ingeniera de Google dijo que Google ha visto una disminución general en la calidad de sus resultados de búsqueda, pero plantea la idea de que es solo una ventana a la web, lo que sugiere que puede ser todo Internet el que está empeorando.

Marissa Mayer, que trabajó en Google de 2009 a 2012, fue invitada en un freakonomics podcast donde abordó la queja más importante de los usuarios: la empresa que elige anuncios en lugar de resultados orgánicos.

El ex ingeniero de Google culpa a las fallas de Internet de por qué la búsqueda ha tenido un "declive general"

Marissa Mayer, que trabajó en Google de 2009 a 2012, admitió que ha habido una disminución, pero sugiere que podría deberse a que Internet está empeorando.

Explicó que el 80 por ciento de las búsquedas no incluyen URL pagas y cree que los anuncios pueden proporcionar a los usuarios exactamente lo que están buscando, incluso más que los orgánicos.

Google tampoco está ciego ante el declive y está complementando su índice de un billón de páginas web mostrando a los usuarios contenido seleccionado, además de proporcionar ‘fragmentos’ de texto directamente en el texto, eliminando la necesidad de desplazarse página tras página.

Más del 80 por ciento de los ingresos de Alphabet, la empresa matriz de Google, proviene de anuncios en el motor de búsqueda, y el 85 por ciento de todas las búsquedas en línea se realizan con Google.

Desglosar estos datos por número muestra por qué Google está inundado de contenido pago, pero mostrarlos todos en la parte superior es suficiente para influir en el comportamiento de los usuarios y le da a la empresa una gran cantidad de dinero en efectivo por cada clic.

Mayer fue la primera ingeniera de Google cuando se unió a la empresa en 1999 e incluso dirigió el motor de búsqueda durante sus 13 años allí.

Antes de su empleo, Mayer estaba luchando por ir a Google.

‘El estribillo que escuché con más frecuencia de personas que sabían que estaba pensando en trabajar allí fue: ‘¿Por qué el mundo necesita otro motor de búsqueda? Ya hay una docena más o menos que son lo suficientemente buenos”, dijo durante el podcast.

No fue hasta que Mayer habló con los fundadores Larry Page y Sergey Brin que se convenció de que Google era el camino del futuro. Los fundadores le dijeron que “lo suficientemente bueno no es lo suficientemente bueno para la búsqueda”.

Y a partir de ahí, se embarcó en su viaje con el gigante tecnológico.

‘Cuando ve que la calidad de los resultados de su búsqueda baja, es natural culpar a Google y decir: ‘¿Por qué son peores?’ dijo Mayer.

‘Para mí, la idea más interesante y sofisticada es si dices: ‘Espera, pero Google es solo una ventana a la web. La verdadera pregunta es, ¿por qué la web está empeorando?

Dio un ejemplo de cómo los anuncios funcionan mejor que los enlaces orgánicos, usando la idea de que alguien está buscando comprar ‘boletos para la gira de Madonna’.

Mayer elogió a Google por sus anuncios y dijo que a veces son mejores que los resultados orgánicos y que solo el 80 por ciento de las búsquedas muestran anuncios.

Mayer elogió a Google por sus anuncios y dijo que a veces son mejores que los resultados orgánicos y que solo el 80 por ciento de las búsquedas muestran anuncios.

Es más probable que las empresas que pagan para que su enlace aparezca en la parte superior tengan entradas disponibles para comprar.

Sin embargo, muchos usuarios esperan ver resultados de búsqueda reales cuando buscan los mejores hoteles en la ciudad de Nueva York o dónde abrir una cuenta de ahorros, y aquí es donde surge el problema.

Google no muestra resultados de búsqueda orgánicos sobre una sección etiquetada como “La gente también pregunta”, que es la “solución” que mencionó Mayer que proporciona a los usuarios un fragmento, para que no abandonen el motor de búsqueda.

“Creo que Google duda más en enviar usuarios a la web”, dijo Mayer mientras hablaba en Freakonomics.

“Y para mí, eso apunta a una tensión natural en la que dicen: ‘Espera, vemos que la web a veces no es una gran experiencia para que nuestros buscadores continúen”. Los mantendremos en nuestra página.

Los anuncios no siempre fueron el camino de Google.

La empresa no siempre los mostraba porque temía que degradara la experiencia de los usuarios. Aún así, Mayer y otros innovadores de Google idearon un experimento para poner a prueba la idea.

En 2000, el equipo lanzó una prueba que mostró anuncios al 99 por ciento de los usuarios y el uno por ciento no los vio.

Los resultados mostraron que las personas que vieron los anuncios realizaron un tres por ciento más de búsquedas que las que no los vieron.

“Básicamente, hubo una diferencia apreciable durante un largo período de tiempo en el que a las personas realmente les gustaban más los resultados de búsqueda de Google y hacían más búsquedas cuando tenían anuncios que cuando no los tenían, lo que pensé que realmente validaba”, dijo Mayer.

El equipo desactivó el experimento, pero mantuvo el flujo de anuncios.

¿DÓNDE SE ORIGINÓ LA FRASE ‘DON’T BE EVIL’ DE GOOGLE?

Durante los últimos 24 años, el gigante de Silicon Valley ha puesto la frase “No seas malvado” al frente y al centro de su código de conducta como una forma de demostrar que quiere que los empleados de Google se esfuercen por hacer lo correcto.

‘No seas malvado’ se agregó por primera vez al código de conducta corporativo de la compañía en 2000 y fue muy promocionado por los fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, a lo largo de los años.

La firma dedicó varios párrafos a la frase en su código de conducta.

Pero eso ha cambiado como parte de una actualización del código, realizada el mes pasado, que degrada ‘No seas malvado’ a una sola oración al final del documento.

Aquí están los párrafos originales que explican el principio de ‘No seas malvado’ de Google:

No seas malvado. Los Googlers generalmente aplican esas palabras a la forma en que servimos a nuestros usuarios. Pero ‘Don’t be evil’ es mucho más que eso. Sí, se trata de brindar a nuestros usuarios acceso imparcial a la información, centrándonos en sus necesidades y brindándoles los mejores productos y servicios que podamos. Pero también se trata de hacer lo correcto de manera más general: seguir la ley, actuar con honor y tratar a los compañeros de trabajo con cortesía y respeto.

El Código de conducta de Google es una de las formas en que ponemos en práctica “No seas malvado”. Se basa en el reconocimiento de que todo lo que hacemos en relación con nuestro trabajo en Google se medirá, y debería medirse, con los estándares más altos posibles de conducta comercial ética. Ponemos el listón tan alto por motivos tanto prácticos como aspiracionales: nuestro compromiso con los más altos estándares nos ayuda a contratar a personas excelentes, crear productos excelentes y atraer a usuarios leales. La confianza y el respeto mutuo entre empleados y usuarios son la base de nuestro éxito, y es algo que debemos ganarnos todos los días.

Por lo tanto, lea el Código y siga tanto su espíritu como su letra, siempre teniendo en cuenta que cada uno de nosotros tiene la responsabilidad personal de incorporar y alentar a otros Googlers a incorporar los principios del Código en nuestro trabajo. Y si tiene alguna pregunta o piensa que uno de sus compañeros de Google o la empresa en su conjunto no está cumpliendo con nuestro compromiso, no se quede callado. Queremos, y necesitamos, saber de usted.