‘Rusia quiere vencernos hasta la sumisión’: la directora ucraniana convertida en soldado Alisa Kovalenko revela imágenes de primera vista de ‘Frontline’

La directora ucraniana Alisa Kovalenko presentó imágenes preliminares del próximo documental “Frontline” en el Foro de Inspiración del Festival de Cine de Ji.hlava.

Filmada durante su período de cuatro meses en el ejército ucraniano, será “lenta y reflexiva”, centrándose en breves momentos de calma entre el caos.

“Estaba filmando solo cuando no había nada que hacer”, dijo.

Cuando estalló la guerra, Kovalenko no tenía “la fuerza” para ser director, decidido a enfocarse en ser un soldado. Pero aun así se llevó la cámara con ella, a pesar de que literalmente puso peso adicional sobre sus hombros.

“A veces odiaba esta cámara. Era pesado, pero era mi responsabilidad llevarlo. No pude sacar mis granadas”, dijo.

'Rusia quiere vencernos hasta la sumisión': la directora ucraniana convertida en soldado Alisa Kovalenko revela imágenes de primera vista de 'Frontline'

“Primera línea”

Al principio, no estaba pensando en hacer una película. Pero cuando su base militar fue bombardeada y un amigo cercano murió, Kovalenko volvió a casa y volvió a mirar las imágenes.

“Mi amiga bromeó con que le recordaba a una película de autor iraní: no pasaba nada. Pero había algo allí: podías sentir la tensión a través del silencio”.

Kovalenko, también detrás de “Home Games”, está trabajando en otro documento, “Expedition 49”, pero el conflicto en curso la hizo repensar todo el proyecto, le dice a Variety. Centrándose en cinco adolescentes en Donbas, a quienes de repente se les da la oportunidad de ir al Himalaya, se le cambiará el nombre en el futuro.

“Lo cambiaremos, porque ya no se trata de esta expedición. Se suponía que iba a ser sobre sueños que se hacen realidad. Ahora, se ha convertido en una película sobre sueños rotos”.

Kovalenko habló sobre su experiencia en el ejército, como mujer y madre. Su esposo, el autor y productor francés Stéphane Siohan, se quedó en casa con su hijo.

“Somos una pareja inusual y ya hemos pasado por muchas cosas, hemos estado juntos desde la Revolución de Maidan. Sabe que estoy un poco loco y lo acepta. Además, todos somos iguales frente a la guerra”, señaló.

'Rusia quiere vencernos hasta la sumisión': la directora ucraniana convertida en soldado Alisa Kovalenko revela imágenes de primera vista de 'Frontline'

“Primera línea”

En 2014, fue detenida en un puesto de control separatista e interrogada por oficiales rusos durante horas.

“Estaba pensando para mis adentros: ‘Este es el final’. Me dijeron que me cortarían las orejas si no empezaba a hablar. Mi mayor temor era dar información importante”, dijo sobre el evento profundamente traumático.

“Creo que crucé algún límite ese día, ya no tengo miedo. No sé qué podría ser más aterrador que el cautiverio”.

Se prometió a sí misma que si el conflicto se intensifica, intentará proteger a su país.

“En ese momento, no sabía que tendría un hijo. Pero lucho por él, quiero que viva en un país hermoso. Es mi responsabilidad como ucraniana, pero también como madre”, agregó, admitiendo que pasó algún tiempo antes de que fuera aceptada por completo como soldado. Y aunque todavía es terrible cavando trincheras, es aún peor para recibir órdenes.

“Artistas, directores, nos gusta discutir. Así es como operamos. Pero en el ejército, uno no pregunta ‘por qué’. Algunos de estos soldados estaban realmente enojados: ‘¿Por qué esta mujer cuestiona todo?’”, dijo.

“Necesitaba tiempo para demostrar que era tan valioso como cualquier otra persona. Cuando mi amigo murió, encontré su sombrero y su plato, y mi subcomandante vio que estaba a punto de colapsar. Él dijo: ‘Sabes, a pesar de nuestros desacuerdos, eres la mujer más fuerte que he conocido’”.

Ella planea regresar a la línea del frente, dijo.

“Nuestros niños están jugando en refugios antiaéreos. Ahora es normal, pero no quiero que sea normal”.

Pero le resulta difícil mantenerse optimista, especialmente frente a los recientes esfuerzos de movilización de Rusia.

“Tienen más personas, personas que no les importan y que tratan como si fueran carne, y habrá aún más peleando ahora. Incluso con buenas armas, no es el equilibrio adecuado”, señaló Kovalenko.

“No estoy seguro sobre el ‘final feliz’. Quiero creer que ganaremos esta guerra, pero ya perdimos mucho. Necesitaremos años para reconstruir, mis amigos muertos me persiguen y no puedo conciliar el sueño. Rusia tiene la tasa de violencia doméstica más alta de Europa y así ven a Ucrania: como un niño que no obedece. Quieren golpearnos para que nos sometamos”.