El iPhone 14 puede ser el comienzo de una tendencia extrema