Las sesiones virtuales me hicieron un mejor terapeuta

No es difícil extender las lecciones que he aprendido en mis sesiones virtuales a cada pareja en sus propios hogares. Mi consejo es comenzar por no hablar, literalmente aprender a “silenciarse”. Hacer una pausa para escuchar activamente no es nuestro instinto; nos apresuramos a contar nuestra versión de la historia. Pero cuando creas un espacio para el silencio, escuchas más. Eso reduce las suposiciones sobre tu pareja y fomenta una mayor empatía y una intimidad más profunda.

Heather Genovese, psicoanalista en práctica privada, describe escuchar como “crítico para hacer espacio para los sentimientos de otra persona. Hace que tu pareja sienta que importa”. Sin embargo, advierte que “la escucha activa nunca se trata de encontrar soluciones. Estar distraído por comportamientos como revisar un mensaje de texto, perder el contacto visual e interrumpir cierra la comunicación y, en última instancia, conduce a la desconexión”.

La segunda lección que obtuve de Zoom es que es fundamental alejarse temporalmente de un conflicto en aumento. Cuando las cosas se ponen difíciles, la mejor solución a menudo no es saltar al ring para pelear, sino retirarse a sus respectivas esquinas. Debido a que mis parejas de Zoom a menudo se transmiten desde diferentes lugares, se vuelve relativamente sencillo para uno de ellos finalizar una sesión. En la vida real, la lucha a menudo tiene prioridad sobre la huida, pero no debería ser así. Tomarse un descanso de una pelea, salir a caminar o tomar un trago de la cocina puede calmar y calmar el conflicto. En otras palabras, vuelva al conflicto más tarde cuando la cabeza se haya enfriado. Esto es más difícil de lo que parece. ¿Quién no quiere resolver un problema en el momento en que ocurre? Pero vivir para luchar otro día es fundamental para resolver cualquier tipo de conflicto.

La tercera lección que podemos sacar de Zoom no es intuitiva. Es para “tomar espacio”. Pero eso no significa simplemente abandonar o pausar el conflicto cuando se intensifica. Significa literalmente cambiar el espacio físico entre ustedes dos. Cuando uno o ambos dejen de sentirse comprendidos, transformen la conversación cambiando de posición física. Eso podría significar ir a diferentes habitaciones y continuar hablando virtualmente en lugar de en persona, cambiar de voz a texto o viceversa, ir a diferentes partes de la casa para hablar por teléfono o enviarse notas de voz. Cuando algo no funciona, no te esfuerces. Lo que esto puede hacer es restablecer tu sistema nervioso permitiéndote recuperar el aliento. Liberar incluso un poco de tensión puede devolver el sistema nervioso autónomo de un estado simpático sobreactivado a un estado parasimpático más equilibrado.

Jocelyn Charnas, que atiende parejas en Manhattan y se especializa en terapia prematrimonial, no se sorprendió de que simplemente cambiar de posición pudiera obtener resultados tan dramáticos. “Todas las parejas tienen malos ciclos relacionales, y rara vez hay un respiro entre los componentes de esos ciclos. Cualquier forma en que podamos proporcionar espacio entre los componentes puede generar perspicacia, compasión y empatía. Es la excavación de la que estamos tratando de alejarnos”.

“Es cuando más te necesito que me retiro”, le envió un mensaje de texto una esposa a su esposo, cambiando abruptamente la conversación después de que se movieron de sus posiciones de batalla en el sofá para enviar mensajes de texto en diferentes habitaciones. Así como las parejas que se acercaban desde diferentes espacios estaban repentinamente menos bloqueadas, pasar de la voz al texto les permitió salir del ciclo destructivo de dolor y aislamiento en el que habían quedado atrapados.

“¿¡¿Qué?!?” él envió un mensaje de texto. “Siempre me dices todos los errores que he cometido, lo mucho que te decepcioné”.

“Lo sé”, dijo, “pero es porque me siento tan vulnerable que tengo que alejarte”.

La tecnología ha ayudado a mis pacientes a reducir la velocidad, a prestarse mejor atención unos a otros y a sentirse menos impotentes cuando tienen miedo. El instinto de protegerse, especialmente cuando se siente agraviado, es humano. Siempre será más fácil quedarse en la trampa china de tener “razón”. Sin embargo, lo que he visto es que mis pacientes que luchan contra estos impulsos se conectan más profundamente. “La capacidad de ser vulnerable y abierto y arriesgarse a compartir tu verdadero yo”, enfatiza Genovese, “requiere una tremenda fuerza interna”.

También es la forma más segura de una conexión duradera.