Enjambres de satélites están rastreando la pesca y la tala ilegales

Barcos de pesca mantenidos varándose en Japón con norcoreanos muertos a bordo. Se documentaron docenas cada año, pero se dispararon en 2017, con más de 100 barcos encontrados en las costas del norte de Japón. Nadie pudo explicar la apariencia de estos barcos fantasma. ¿Por qué había tantos?

Una respuesta llegó en 2020. Usando un enjambre de satélites que orbitan la Tierra, una organización sin fines de lucro llamada Global Fishing Watch en Washington, DC, descubrió que China estaba pescando ilegalmente en aguas de Corea del Norte, “en contravención de las leyes chinas y norcoreanas, así como Sanciones de la ONU a Corea del Norte”, dice Paul Woods, cofundador y director de innovación de la organización. Como resultado, los pescadores norcoreanos tenían que viajar más lejos, hasta Rusia, algo para lo que sus pequeños barcos no estaban preparados. “No pudieron regresar”, dice Woods. China, atrapada, detuvo rápidamente sus actividades.

El alarmante descubrimiento fue posible gracias a la firma con sede en DC Spire Global, que opera más de 100 pequeños satélites en órbita terrestre. Estos están diseñados para captar los pulsos de radio enviados por barcos en todo el mundo, que son utilizados principalmente por barcos para evitarse unos a otros en los mares. Escucharlos también es una forma útil de rastrear la actividad marítima ilegal.

“La forma en que se mueven cuando están pescando es distinta”, dice Woods de los barcos. “Podemos predecir qué tipo de arte de pesca están usando por su velocidad, dirección y la forma en que giran”. De los 60.000 barcos que emiten esos pings, Woods dice que se han encontrado 5.000 realizando actividades ilegales gracias a Spire, incluida la pesca en horarios restringidos o la descarga de peces protegidos a otros barcos para evitar controles en los puertos.

Las constelaciones de satélites como la de Spire han experimentado un gran crecimiento en los últimos años, y los usos novedosos como este son cada vez más comunes. Donde antes los satélites eran máquinas grandes y voluminosas que costaban decenas de millones de dólares, los avances tecnológicos significan que ahora se pueden lanzar satélites más pequeños, del tamaño de una tostadora, a una fracción del costo. Volarlos juntos en grupos o constelaciones para realizar tareas únicas se ha convertido en una perspectiva asequible. “Ahora es económicamente viable implementar muchos, muchos más satélites”, dice Joel Spark, cofundador y gerente general de Spire.

Antes de 2018, nunca se habían lanzado constelaciones de más de 100 satélites activos a la órbita terrestre, dice Jonathan McDowell, experto en satélites del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian en los EE. UU. Ahora hay tres, con casi 20 constelaciones más en proceso de lanzamiento y unas 200 más en desarrollo. Es un “boom en las constelaciones”, dice McDowell.

Las razones para volar constelaciones son numerosas. El más notorio es transmitir Internet a ubicaciones remotas, que se hizo famoso por la megaconstelación Starlink de SpaceX. Este vasto enjambre de 3.000 satélites representa casi la mitad de todos los que están en órbita, y aumentará aún más a 12.000 o más. Otros, como Amazon, tienen planes para sus propias constelaciones de Internet en el vasto espacio. Muchos están preocupados por el lanzamiento de tantos satélites en órbita, lo que aumenta significativamente el riesgo de colisiones y produce basura espacial peligrosa.