A medida que avanza el Galaxy Z de Samsung, un iPhone plegable se siente más lejos que nunca