15 años después, Apple aún no ha superado al iPhone, y probablemente nunca lo hará