El último aspirante a competidor de iPhone no tiene nada que mostrar por sí mismo