Acciones mundiales en su mayoría bajan antes de la reunión de la Reserva Federal

Las acciones cayeron principalmente en Europa y Asia el lunes después de que Wall Street registrara su peor semana desde que comenzó la pandemia en 2020.

Las acciones cayeron en París, Londres y Frankfurt, pero subieron en Tokio. Shanghai cambió poco.

Los inversores han estado cada vez más preocupados por la agresividad con la que la Reserva Federal, que celebra una reunión de política esta semana, podría actuar para enfriar la inflación creciente.

Las tasas de interés históricamente bajas, denominadas expansión cuantitativa o QE, han ayudado a respaldar el mercado en general a medida que la economía absorbió un fuerte golpe de la pandemia en 2020 y luego se recuperó en los últimos dos años.

«La reunión del FOMC (Fed) domina el calendario macro esta semana y es probable que mantenga el sentimiento de riesgo en el lado vacilante con el fin de QE y es probable que se anuncien aumentos de tasas inminentes», dijeron los economistas Nicholas Mapa y Robert Carnell de ING en un comentario.

El DAX de Alemania perdió un 1,1% a 15.431,03 mientras que el CAC 40 de París cedió un 1,4% a 6.971,19. En Londres, el FTSE 100 cayó un 0,7% hasta los 7.447,03. Los futuros del S&P 500 y el Dow Industrial ganaron un 0,3%.

Algunos economistas creen que la Fed y otros bancos centrales deben moverse más rápido para controlar el aumento de los precios elevando las tasas. Los precios al consumidor en EE. UU. aumentaron un 7% en diciembre en comparación con el año anterior, el mayor aumento en casi cuatro décadas.

El aumento de los costos está generando preocupaciones de que los consumidores comenzarán a reducir sus gastos debido a la presión persistente sobre sus billeteras. Al mismo tiempo, los brotes de la variante omicron del coronavirus amenazan con retrasar la recuperación de la crisis.

El índice Nikkei 225 de Tokio subió un 0,2% a 27.588,37.

Las acciones del gigante de la electrónica y la energía Toshiba Corp. cayeron un 1,6% después de que la compañía dijera que suspendería la producción en una fábrica en el sur de Japón que fabrica semiconductores para vehículos y maquinaria después de que un fuerte terremoto azotara la región.

El Hang Seng de Hong Kong perdió un 1,2% hasta los 24.656,46. En Australia, el S&P/ASX 200 perdió un 0,5% a 7.139,50 y el Sensex de India cayó un 2,7% a 57.419,98.

El Kospi de Corea del Sur cayó un 1,5% a 2.792,00 debido a las fuertes ventas de grandes empresas tecnológicas como Samsung y LG Chemical. El SET de Tailandia perdió un 0,7%.

El índice compuesto de Shanghái ganó menos del 0,1%, a 3.524,11.

El viernes, el índice de referencia S&P 500 se hundió un 1,9% a 4.397,94, cayendo un 5,7% en la semana en su peor pérdida semanal desde marzo de 2020.

El índice compuesto Nasdaq de alta tecnología cayó un 2,7% a 13.768,92. Ha caído durante cuatro semanas consecutivas y ahora está más de un 10% por debajo de su máximo más reciente, lo que lo sitúa en lo que Wall Street considera una corrección del mercado.

El promedio industrial Dow Jones cayó un 1,3% a 34.265,37.

Dado que los inversores esperan que la Fed comience a subir las tasas tan pronto como su reunión de política de marzo, las acciones costosas en compañías tecnológicas y otras acciones de crecimiento costosas ahora parecen relativamente menos atractivas.

Los rendimientos del Tesoro han caído a medida que los inversores recurren a inversiones más seguras. El rendimiento del Tesoro a 10 años cayó al 1,73% desde el 1,76% del viernes.

La tasa de interés de referencia a corto plazo de la Fed se encuentra actualmente en un rango de 0% a 0.25%. Los inversores ahora ven una probabilidad de casi el 70% de que la Fed aumente la tasa en al menos un punto porcentual para fin de año, según la herramienta Fed Watch de CME Group.

En otras transacciones, el petróleo crudo de referencia estadounidense ganó 21 centavos a US$85,35 por barril en transacciones electrónicas en la Bolsa Mercantil de Nueva York. El viernes cedió 41 centavos a 85,14 dólares por barril.

El crudo Brent, la base para fijar los precios de los petróleos internacionales, subió 26 centavos a 88,15 dólares por barril.

El dólar estadounidense cayó a 113,62 yenes japoneses desde 113,68 yenes. El euro cayó a 1,1327 dólares desde 1,1346 dólares.