Los científicos quieren que Ottawa elimine el crédito fiscal por captura de carbono

Más de 400 climatólogos canadienses y otros académicos le suplican a la ministra de Finanzas, Chrystia Freeland, que descarte su plan de crear un crédito fiscal para las empresas que construyen instalaciones de captura y almacenamiento de carbono.

Freeland planteó la idea del crédito fiscal en el presupuesto federal del año pasado y las consultas para diseñarlo terminaron justo antes de Navidad.

Una carta enviada a Freeland el miércoles le pide que abandone la idea por completo, calificándola de un subsidio masivo a la industria del petróleo y el gas que contradice directamente la promesa de Canadá de eliminar dichos subsidios y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

La profesora de geografía e ingeniería civil de la Universidad de Victoria, Christina Hoicka, es la firmante principal de la carta y dice que la captura y el almacenamiento de carbono son costosos, no están probados y prolongarían el uso de combustibles fósiles en lugar de trabajar para reemplazarlos con energía limpia.

Los sistemas de captura, almacenamiento y utilización de carbono atrapan y aíslan el dióxido de carbono emitido principalmente por operaciones industriales a gran escala y luego lo almacenan permanentemente bajo tierra o lo utilizan para ayudar a producir más petróleo.

RELOJ | Tratando de frenar el cambio climático extrayendo CO2 del aire:

Los científicos quieren que Ottawa elimine el crédito fiscal por captura de carbono

Tratando de frenar el cambio climático extrayendo CO2 del aire

Una gran instalación en Islandia está tratando de frenar los efectos del cambio climático mediante la extracción de dióxido de carbono del aire, pero los críticos dicen que la costosa tecnología no elimina suficientes emisiones del aire para marcar la diferencia. 6:12

Freeland ha dejado en claro que solo serían elegibles los proyectos que almacenen permanentemente el dióxido de carbono atrapado, pero los académicos quieren que vaya más allá y limite su uso solo a industrias que no tienen otras opciones para reducir las emisiones y no permiten que las empresas de combustibles fósiles, plásticos o petroquímicas. para calificar para ello.