Fallece el cineasta Jean-Claude Lord

El cineasta Jean-Claude Lord, en particular un gran artesano de la serie «Lance et Compte», murió el sábado por la noche a la edad de 78 años a causa de un derrame cerebral.

• Lea también: Jean-Claude Lord víctima de un derrame cerebral

“Es con infinita tristeza que anunciamos que a las 22:33 del 15 de enero de 2022, Jean-Claude Lord murió a la edad de 78 años tras un derrame cerebral masivo el 30 de diciembre pasado”, confió su hijo, Jean-Sébastien Lord. , en una publicación en Facebook.

“Su compromiso social estaba en el corazón de su trabajo, le gustaba inquietar, conmover, provocar y contar historias a su manera. Se definió a sí mismo, no como un artista, sino como un “comunicador” al que le gustaba cuestionar los valores de la sociedad en la que vivimos”, comentó Jean-Sébastien, rindiendo homenaje a su padre.

Después de trabajar como asistente de dirección y luego como crítico de cine de televisión durante la década de 1960, Jean-Claude Lord debutó como cineasta en 1969 con «Líbranos del mal», un polémico drama adaptado de una novela de Claude Jasmin que narraba una atormentada historia de amor entre dos amantes homosexuales. Tres años más tarde, logró su primer éxito popular con «Las palomas», un drama de amor entre dos familias de diferentes clases sociales. Luego, inmediatamente continúa con «Bingo» (1974), libremente inspirada en la crisis de octubre, uno de los mayores éxitos del cine quebequense de los años setenta.

Posteriormente, Jean-Claude Lord dirigió la comedia “Háblanos del amor” (1976), una sátira feroz del mundo del espectáculo protagonizada por Jacques Boulanger, y el thriller sociopolítico «Pánico» (1977), antes de rodar algunas producciones en inglés, incluida la película de terror «Horas de visita», con William Shatner. También fue uno de los primeros cineastas de Quebec, en ese momento, en incursionar en géneros como el terror y la ciencia ficción.

A mediados de los 80, Jean-Claude Lord dio el salto a la pequeña pantalla para dirigir la serie de culto «Lanzar y contar», considerada por muchos como la primera serie pesada real en la historia de la televisión de Quebec. Luego firmará la realización de varias series destacadas de la década de 1990, entre ellas «Jazmín», «Vestíbulo» y «Diva» y dos Cuentos para todos: «La rana y la ballena» (y 1987) y «Estación del Norte» (en 2002).

Más recientemente, dirigió varios capítulos de la primera temporada de la popular serie «Distrito 31».

En 2017, Jean-Claude Lord recibió el Premio Guy-Mauffette por toda su carrera, uno de los premios más prestigiosos que otorga el Gobierno de Quebec en el campo de la cultura.

Lluvia de homenajes

Muchas personalidades no tardaron en reaccionar para lamentar la muerte del cineasta.

“Todas mis condolencias a la familia y seres queridos de Jean-Claude Lord, pionero del cine y la televisión en Quebec. Guardo hermosos recuerdos, entre otros, de las palomas y de Lance y Account”, comentó en particular el primer ministro de Quebec, François Legault.

La actriz Marilyn Bastien, subrayó el impacto que tuvo “La rana y la ballena” en su carrera.

“Mis familiares saben que sin esta película no hubiera hecho mi trabajo. Esta película es un clásico en mi corazón para siempre. La mejor película infantil de todos los tiempos. Gracias Jean-Claude Lord por cuidar de esta preciosa historia. Gracias por tu pasión. Descanse en paz”, escribió en Twitter.

El presentador de «Todo el mundo habla de eso» Guy A. Lepage también se sintió conmovido por el trabajo del cineasta. «Jean-Claude Lord me dio a conocer el cine de Quebec en la década de 1970 con sus películas ‘Bingo’ y ‘Parlez-nous d’amour’. También me encantaron sus crónicas de cine en «Bon Dimanche». Tira y cuenta, también es él. Condolencias a sus seres queridos”.

“Ofrezco mis más sinceras condolencias a la familia y seres queridos de Jean-Claude Lord, este gran cine y televisión de Quebec. Habrá marcado a varias generaciones de quebequenses, en particular con «Lance et Compte» y «La Grenouille et la Baleine», añadió la ministra de Cultura, Nathalie Roy.

– Con la colaboración de Maxime Demers, Journal de Montréal