La inversión de Altria en el desarrollo profesional da sus frutos