El teléfono celular de Alec Baldwin es el objetivo de una nueva orden de registro en el caso ‘Rust’