Apple demanda a NSO Group por fabricar software espía para iPhone

Apple está cabreado.

El fabricante de iPhone anunció el martes que está demandando a NSO Group, la empresa detrás del notorio software espía Pegasus que se utiliza para apuntar periodistas y activistas de derechos humanos alrededor del mundo. Y Apple no se anda con rodeos en el proceso.

La queja, presentado en el Distrito Norte de California, llama al Grupo NSO «hackers notorios, mercenarios amorales del siglo XXI que han creado una maquinaria de cibervigilancia altamente sofisticada que invita al abuso rutinario y flagrante».

Apple también está buscando una orden judicial permanente contra NSO Group, que prohíbe efectivamente a la compañía israelí usar cualquier producto o servicio de Apple. Craig Federighi, vicepresidente senior de ingeniería de software de Apple, dijo en el anuncio de Apple que ya es suficiente.

«Los actores patrocinados por el estado como el Grupo NSO gastan millones de dólares en tecnologías de vigilancia sofisticadas sin una responsabilidad efectiva», explicó. «Eso necesita cambiar».

NSO Group causó sensación en agosto de 2021 cuando un grupo de medios de comunicación, bajo la bandera de la Proyecto Pegasus, informó sobre los esfuerzos represivos de los gobiernos de todo el mundo para utilizar la tecnología del fabricante de software espía para investigar a periodistas y trabajadores de derechos humanos.

«Después de verificar sus afirmaciones, negamos firmemente las falsas acusaciones hechas en su informe», NSO Group escribió en respuesta en el momento.

Apple no es el único gigante tecnológico que emprende acciones legales contra NSO Group. En 2019, Facebook (ahora Meta) demandó a NSO Group por supuestamente desarrollar y desplegar software espía en los teléfonos de aproximadamente 1.400 usuarios a través de WhatsApp, propiedad de Facebook. Ese caso Está en marcha.

VER TAMBIÉN:

Cómo encontrar stalkerware en su teléfono inteligente

En particular, Apple busca daños y perjuicios. En un giro apropiado, Apple dijo que cualquier daño que reciba tiene la intención de donarlo a «organizaciones que se dedican a la investigación y defensa de la cibervigilancia».