La salida anticipada de Marco Gobbetti deja a Burberry por sorpresa | Nils Pratley

METROarco Gobbetti fue contratado por Burberry para resolver una crisis en la sala de juntas: el incómodo reinado como director ejecutivo de Christopher Bailey, quien claramente estaba mejor preparado para ser el jefe creativo. Sin embargo, al saltarse temprano, provocó otro. Burberry no tiene un plan de sucesión, por lo que se puede decir, lo que no es ideal cuando se habla persistentemente de la principal casa de moda del Reino Unido como candidata a la adquisición.

Se podía ver la incomodidad de Burberry en su esfuerzo por describir el tiempo de Gobbetti como «casi» cinco años en la empresa. Depende de cómo lo cuentes. Se convirtió en director ejecutivo hace casi exactamente cuatro años después de una gira de calentamiento de seis meses por Asia. Más relevante aún, lanzó su plan de cinco años en noviembre de 2017, por lo que, incluso si se queda hasta finales de este año, habrá supervisado solo cuatro años de una revisión de cinco años, que no es una vuelta completa del pasadizo.

Se asume que el deseo de Gobbetti de estar más cerca de su familia en Italia es genuino porque el negocio al que se une, Salvatore Ferragamo, es aproximadamente un tercio del tamaño de Burberry. O quizás los italianos se ofrecieron a pagarle más.

De cualquier manera, Gerry Murphy, presidente de Burberry, parece haber sido sorprendido por los acontecimientos. Su primera tarea será establecer si Riccardo Tisci, el diseñador contratado por Gobbetti después de que la asociación de ensueño con Bailey no duró, se quedará o se irá. Para el puesto de director ejecutivo, se supone que Burberry querrá un parecido a Gobbetti, un operador comercial centrado en el extremo superior de la liga de la moda donde los márgenes de beneficio son mejores.

Si eso significa sacar a alguien de una casa de moda de Europa continental, es posible que el proceso no sea rápido. La industria de la moda también es un negocio de personalidad con salarios acordes. Las acciones de Burberry cayeron un 9%, una reacción severa a la salida de un individuo, pero un reflejo de la ansiedad en las filas de los accionistas. La empresa siempre convierte la sucesión en un drama. La diferencia esta vez es que nadie parece haberlo visto venir.

La represión de las criptomonedas de la FCA carece de fuerza

La represión de la Autoridad de Conducta Financiera sobre uno de los intercambios de criptomonedas más grandes del mundo puede parecer una fuerte intervención regulatoria. En realidad, es una demostración de lo difícil que es restringir a un operador con muchos tentáculos internacionales.

La única entidad a la que se le ha dicho que detenga las actividades reguladas en el Reino Unido es Binance Markets Limited, la subsidiaria del Reino Unido. Como Binance señaló con alegría, y como reconoce la FCA, no hay nada que impida que los clientes del Reino Unido utilicen el sitio web principal de Binance.com, que no está registrado en el Reino Unido. De hecho, ese ya puede ser el lugar donde los apostadores del Reino Unido han estado realizando transacciones; Es difícil de contar.

La medida de la FCA subraya las preocupaciones de los reguladores globales sobre el aumento del comercio de cifrado, o específicamente el potencial de lavado de dinero. El permiso que Binance Markets Limited buscaba en el Reino Unido hasta que retiró su solicitud en mayo requería que se implementaran estrictos controles de lavado de dinero. El regulador del Reino Unido, como otros en otros lugares, parece consternado por los estándares en la industria del comercio de cifrado.

La parte difícil es lograr la coordinación entre los reguladores globales. Binance dice que es una empresa sin sede, por lo que es un desafío incluso saber dónde enviar una carta rígida. Se supone que los reguladores eventualmente ganarán su batalla para regular, pero este último episodio es simplemente una escaramuza.

Reino Unido se une a la carrera de la batería

Prepárese para una fanfarria ministerial cuando Nissan, como parece probable esta semana, dé a conocer sus planes para construir una nueva “gigafábrica” de baterías en Sunderland. Y, para ser justos, será un momento importante: la primera gran inversión del Reino Unido en las baterías que impulsarán la revolución eléctrica de la industria del automóvil.

Sin embargo, no asuma que el Reino Unido está a la cabeza en esta carrera. La industria del automóvil siempre es política y la UE también está otorgando subsidios a los fabricantes de automóviles sabiendo que las decisiones que se tomen ahora afectarán las opciones de inversión durante décadas.

La medida de Nissan sacará al Reino Unido de la parrilla de salida y probablemente permitirá al gobierno argumentar que su fondo de financiación de 500 millones de libras esterlinas para fomentar la producción de baterías eléctricas puede marcar la diferencia; muchos forasteros se mostraron escépticos sobre ese punto. Pero Nissan, comprometido con Sunderland después de su bamboleo del Brexit, nunca tuvo muchas dudas. Los otros grandes fabricantes de automóviles son los que hay que vigilar.