Los jóvenes de 18 a 24 años son algunos de los más afectados por la falta de sueño en el Reino Unido[1]