Las trampas de la cámara pueden sobrepasar a los leopardos de las nieves y otras especies vulnerables

En 1986, el biólogo sudafricano Rodney Jackson y su ahora esposa Darla Hillard publicaron tres “autorretratos“Eso cambiaría el curso de la conservación. Jackson y Hillard obtuvieron estas imágenes ocultando una cámara, equipada con una batería de seis voltios, flash y almohadilla de presión, en una garganta en Nepal conocida por ser frecuentada por leopardos de las nieves. Se necesitaron 561 noches para capturar tres fotografías de una especie que pocas personas habían visto.

La innovación de Jackson fue el primer uso de una cámara trampa para monitorear leopardos de nieve salvajes y finalmente proporcionó a los investigadores una forma de detectar a los animales esquivos y estimar el tamaño de su población. En 2017, una de esas estimaciones, de quizás 8,000 gatos, llevó a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza a eliminar el leopardo de las nieves de su lista en peligro de extinción, 45 años después de haber sido incluido allí. los reclasificación fue controvertido, dado que las trampas para cámaras solo cubrían 2 por ciento del rango de la especie—Y que las amenazas del desarrollo de la tierra, el cambio climático y la caza furtiva permanecieron. Ahora, un nuevo estudio agrega otra arruga a la historia al sugerir que el uso de cámaras trampa también puede estar inflando los recuentos de la población de leopardos de las nieves y otras especies vulnerables. Este hallazgo podría significar “hay menos leopardos de las nieves de lo que pensamos”, dice Örjan Johansson, biólogo de la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas, que dirigió el estudio.

Los biólogos de la vida silvestre estiman la cantidad de leopardos de las nieves observando los patrones de manchas en su pelaje, que son tan únicos como las huellas dactilares humanas. (Lo mismo es cierto para otras marcas de grandes felinos, como las rayas de los tigres). Mientras más imágenes muestren diferentes marcas en un área determinada, se infiere que más personas están en ese lugar, o al menos esa ha sido la suposición predominante. Pero Johansson, quien ha pasado 12 años estudiando leopardos de las nieves de Mongolia y está afiliado a la organización sin fines de lucro Snow Leopard Trust, dice que tales patrones son “terriblemente difíciles de identificar”. Explica que los diferentes ángulos de cámara, los niveles de luz y otras complicaciones pueden hacer que este método de conteo sea esencialmente “conjeturas”.


Las trampas de la cámara pueden sobrepasar a los leopardos de las nieves y otras especies vulnerables
Snow leopard inspecciona una cámara trampa en India en 2009. Crédito: Nature Conservation Foundation India y Snow Leopard Trust

Para evaluar la efectividad de las trampas de cámara en la identificación de animales individuales, él y sus colegas usaron esas trampas para obtener imágenes de 16 leopardos de las nieves en siete zoológicos europeos. Mostraron cuatro observadores entrenados y cuatro no expertos en múltiples fotografías de cada gato y descubrieron que ambos grupos a menudo clasificaban erróneamente diferentes imágenes del mismo leopardo como diferentes individuos. los investigación, publicado este mes en Informes científicos, afirma que los estudios de cámaras trampa sobreestiman las poblaciones de leopardos de las nieves en un 35 por ciento.

Johansson dice que cree que también se ha inflado el número de tigres, jaguares y otros grandes felinos en todo el mundo. “Supongo que hay errores en todas las especies”, dice.


Otros expertos coinciden en que las preocupaciones sobre este método de estimación de poblaciones de animales probablemente sean válidas. Pero creen que se necesitan más estudios para ver si el conteo erróneo es realmente un problema generalizado. “Antes de que podamos sacar conclusiones firmes acerca de cuán precisa es la identificación con foto en promedio, o para cualquier estudio, necesitamos más estudios como este para muchas especies y poblaciones diferentes de la misma especie para comprender hasta qué punto se extiende el problema”, dice Fridolin Zimmermann , biólogo de la organización sin fines de lucro suiza KORA. Ha publicado un libro sobre las mejores prácticas para usar trampas de cámara y no participó en el nuevo documento.

Algunos investigadores dicen que hay formas de superar el problema de las personas mal identificadas. Marcella J. Kelly, una conservacionista de la vida silvestre de Virginia Tech, que tampoco participó en el nuevo estudio, utiliza el reconocimiento de patrones de inteligencia artificial para diferenciar los patrones de manchas en sus grandes bases de datos de jaguares y ocelotes. Johansson dice que está abierto a la inteligencia artificial, pero señala que el software de entrenamiento para reconocer patrones sigue siendo un trabajo en progreso por algunas de las mismas razones por las que la identificación a simple vista es difícil.

Tanya Rosen, especialista en grandes felinos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente Tesoros desaparecidos proyecto, sugiere que usar más de una cámara en una sola ubicación podría ayudar al proporcionar múltiples ángulos para comparar. Ella no participó en la nueva investigación y cree que en su cámara de trabajo atrapando a los leopardos de las nieves en los últimos 12 años, el número de leopardos en realidad fue subestimado. Cuando ella y sus colegas no estaban seguros de la identidad de un gato, dice, se equivocaron por el lado de la precaución y no lo clasificaron como un individuo diferente.

Johansson espera que los investigadores puedan estandarizar la identificación de puntos y patrones para que todos los proyectos funcionen desde el mismo punto de partida. “Si lees documentos que capturan cámaras, la gente está tan convencida de que podemos identificar a las personas. No tiene que explicar cómo se hizo, y nunca se reconoce que pueda haber errores “, dice. Lucero Vaca, un doctor en zoología. El candidato de la Universidad de Oxford, que estudia jaguares en México y no participó en el nuevo trabajo, está de acuerdo. “Cada vez que compartimos nuestros hallazgos, debemos tener claro qué factores estamos considerando al estimar la abundancia de especies”, dice ella. “Si no, la estimación final no tiene sentido, o peor, puede conducir a una decisión muy sesgada sobre una especie vulnerable”.

Related Stories

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí