Compartir

Un nuevo estudio de investigadores de la Universidad de Oxford encontró que los videojuegos pueden ser muy buenos para los niños, pero sólo si el juego es por alrededor de una hora por día sin exceder de esta.

El estudio, publicado por la revista Pedriatics, encontró que los niños que jugaron durante unas horas cada semana se ajustan mejor, tenían menos problemas de conducta, y simpatizan con los demás mucho mejor que aquellos que no jugaron ningún videojuego en absoluto.

Cuando los niños comenzaron a jugar de dos a tres horas por día, los efectos positivos se apartaron. De acuerdo con el estudio con 5.000 niños y niñas entre los 10 y 15 años de edad, los niños que jugaban aún más de este tiempo eran propensos a tener problemas de hiperactividad y falta de atención, muestran una falta de compasión por los demás y por lo general se sienten menos satisfechos con su entorno y su vida diaria.

El autor del estudio, el experimental psicólogo de Oxford Andrew Przybylski, dijo que espera que los resultados van a consolar a los padres que piensan que los videojuegos son dañinos para sus hijos. Los estudios futuros sobre el tema deben mirar otros aspectos del juego, incluyendo las motivaciones de los niños para los videojuegos “y las diferentes estructuras, géneros de un videojuego“, dijo Przybylski.

Comentarios

comentarios