Compartir

Ian Morris de Forbes ha descubierto que el navegador de Google Chrome para Windows puede drenar la batería de un ordenador portátil. El problema fue reportado por primera vez en el 2010 y Google hasta ahora está conociendo el problema.

Morris señala que el problema se deriva de un mal uso de la “Tasa del reloj del sistema“. Cuando un usuario abre el navegador Chrome, la tasa se ajusta automáticamente a 1.000 ms y que seguirá así hasta que el usuario cierra el navegador. Esto significa que el procesador que permanece “dormido” cuando no se hace nada, se despertó 1.000 veces por segundo. Esto puede aumentar el consumo de energía hasta en un 25%.

Cuando los consumidores abren Internet Explorer o Firefox, la tasa se mantendrá en 15.625 ms hasta que se requiera que el procesador haga algo, y la tasa incrementó a 1.000ms.  Observar un video de youtube y ver como el pico de la tasa salta a 1.000 ms, cerrar la pestaña y tanto Internet Explorer como Firefox cambiarán de nuevo a 15.625 ms.

Morris dijo que él realizó una prueba en su escritorio y cuando descubrió que este este está en reposo, “se come” entre 15 y 20 vatios con Chrome corriendo. Cuando cerró Chrome por completo, el consumo de energía se redujo entre los 12 y 15 vatios. Señala que en un escritorio , esto no es un problema, pero en un ordenador portátil, el consumo de energía es “enormemente importante“.

Entonces, ¿qué pueden hacer los consumidores con los ordenadores portátiles y este problema?. Cambiar a  un navegador diferente hasta que se resuelva el problema. Los internautas también pueden marcar con estrellas la cuestión en el bug tracker. Sin embargo, teniendo en cuenta que Google ahora está buscando la solución al problema (gracias a la cobertura, sin duda), el uso de un navegador alternativo parece ser la mejor opción por ahora.

Comentarios

comentarios