Compartir

El año de las impresoras 3D esta aquí, múltiples aplicaciones se han desarrollado para estos nuevos dispositivos que se han masificado de manera impresionante. La novedad viene con la impresión de tatuajes permanentes en estas impresoras de un relativo bajo costo pero gran utilidad.

Un grupo de estudiantes se dieron a la tarea de modificar la impresora MakerBot para agregar partes de impresión de tinta de tatuajes y, sin usar una placa de plástico, han puesto el brazo de un integrante del grupo y ha resultado en una excelente alternativa para el mundo de los artistas tatuadores. El principal reto de esta actividad es sin duda manejar una superficie no plana, el cuerpo humano puede ser y tener muchas características, pero no es nada plano.

En su primer intento, los estudiantes lograron hacer un circulo sencillo, nada pretencioso por el momento, pero se vuelve más interesante al proponer una nueva forma de llevar el arte al 3D sin importar el tipo de superficies que se manejan.

Comentarios

comentarios