Compartir

NVIDIA prometió ofrecer la posibilidad de conectar todo tipo de dispositivos a un PC central con aceleración gráfica, por lo que la empresa lanzó el primer adaptador VGX.

A NVIDIA le vino esta idea después de ver que los ordenadores portátiles, los tablets y los teléfonos llegaron al punto de que sus pantallas pueden hacer más de lo que puede ofrecer el hardware instalado en el dispositivo.

Las pantallas HD (1.366 x 768 píxeles) e incluso Full HD (1.920 x 1.080 píxeles) son muy comunes en los dispositivos móviles actuales, no sólo en monitores y televisores.

Asimismo, NVIDIA decidió promover la idea de un adaptador gráfico que puede convertir un centro de datos, servidor o sistema de sobremesa en un escritorio remoto de respuesta rápida.

El adaptador VGX K2 tiene dos GPUs basadas en la arquitectura Kepler, pero esto es sólo uno de sus puntos fuertes.

K2 también posee una tecnología de pantalla remota pendiente de patente que minimiza el retraso asociado con la computación de escritorio virtual.

Además, SMX, un revolucionario multiprocesador de transmisión, optimiza el uso de la energía, asegurando que el rendimiento por vatio es tan alto como sea posible.

Básicamente, los propietarios de smartphones, tablets y cualquier otro dispositivo con conectividad web/red (LAN o Wi-Fi) y una decente pantalla pueden conectar sus productos al sistema central y jugar juegos de alta gama o ver películas de alta calidad.

Al mismo tiempo, los 4GB de memoria VRAM GDDR5 (por GPU) garantizan una fácil ejecución incluso cuando de trata de aplicaciones gráficas intensivas o de creación de contenido.

“Hemos desarrollado la plataforma VGX para que todos nuestros usuarios de escritorio virual disfruten de gráficos interactivos”, dijo Jeff Brown, el director general del grupo de soluciones profesionales en NVIDIA.

Comentarios

comentarios